CORAL MARINO RHODACTIS OSCULIFERA

CORAL ⭐ MARINO ⭐ RHODACTIS ⭐ OSCULIFERA ⭐ : Muchas son las especies de corales que gracias a los muchos investigadores y a los nuevos y no tan nuevos acuariofílicos hemos logrado añadir a nuestros tanques.

COLORES DEL CORAL MARINO RHODACTIS OSCULIFERA

Sin embargo no todos son tan impresionantes y con colores tan vividos como el Rhodactis osculifera.
Aunque todas las especies de la familia Discosomatidae suelen ser de formas y contrastes llamativos el Rhodactis osculifera posee además el potencial en cuanto a fortaleza para sobrevivir fuera de su hábitat natural. Siempre es importante consultar a los especialistas de la materia para que nos guíen en el cuidado y reproducción de estos animales pero está demostrado que este en particular es incluso apto para novatos.

ALIMENTAR AL CORAL MARINO RHODACTIS OSCULIFERA

Es interesante señalar la cercanía de estas especies con las anemonas de mar ya que a la hora de alimentarlas debemos saber cuáles son las mejores maneras de hacerlo. La profundidad a la que normalmente se encuentra el Rhodactis osculifera. Es importante para poder simular estas condiciones naturales en el acuario; normalmente los encontramos en una profundidad desde 0 a 47 metros donde se pueden anclar a corales muertos y al sustrato.

ORIGEN DEL CORAL MARINO RHODACTIS OSCULIFERA

Al provenir de climas generalmente tropicales como los característicos de África Oriental y Australia o Japón debemos tener en cuenta que su adaptación debe mantenerse en niveles estables. La temperatura del agua del acuario debe permanecer inalterable para no crearle estrés a nuestras mascotas marinas, en el caso del Rhodactis osculifera es preferible que esta nunca aumente de 27 grados y que no baje de 24 grados.

SIMBIOSIS DEL CORAL MARINO RHODACTIS OSCULIFERA

Existen algas que mantienen una relación simbiótica con nuestro coral y por lo tanto establecen una dependencia de interacción en la que el Rhodactis osculifera se beneficia con azucares y oxígeno. No es necesario mantenerlos alimentados manualmente con regularidad, solo unas pocas veces al mes en las que les podemos nutrir con pequeños trozos de pescado y camarones. Es importante mantener la pecera limpia así les garantizamos un mejor crecimiento y cuidar que la iluminación también sea estable.