CORAL MARINO SARCOPHYTON

CORAL ⭐ MARINO ⭐ SARCOPHYTON ⭐ : Pertenece a la familia de corales blandos. Estos tipos de corales tienen unos requerimientos de mantenimiento, alimentación y cuidados muy sencillos. Es por eso que los principiantes en el mundo de la acuariofilia de coral los prefieren.

Un detalle que lo hace muy atractivo es cuando retrae sus pólipos. Al hacerlo toma un aspecto de seta que atrae la mirada de todos.

Presenta una columna central llamada Mesogloea. Esta es la encargada de brindarle el soporte y agarre necesario al coral. Sus pólipos, ubicados en la parte del cuerpo llamada corona, pueden llegar a medir hasta 4 cm.

ADAPTACIÓN DEL CORAL MARINO SARCOPHYTON

Para que el Sarcophyton se adapte a las condiciones del acuario deben existir algunos requisitos previos. Uno de ellos está relacionado con el pH. Este debe ser ligeramente alto prefiriéndose valores por encima de 8.3. De igual forma la concentración de calcio debe ser superior a 400 mg/l. La concentración de carbonatos debe encontrarse entre 8 y 10 y la densidad debe oscilar entre 1022 y 1024.

EL AGUA DEL CORAL MARINO SARCOPHYTON

Para el Sarcophyton se recomienda que el flujo de agua en el acuario tenga una corriente entre suave y moderada. Recuerda que son corales muy flexibles y no querrás estropearlos con una corriente fuerte.

EL CRECIMIENTO DEL CORAL MARINO SARCOPHYTON

Si deseas que tu colonia crezca es muy sencillo lograrlo. Has algunos esquejes cortándolos de las ramas y atándolos a rocas. Veras que a los pocos días ya se ha fijado y comenzado a crecer.

LA ALIMENTACIÓN DEL CORAL MARINO SARCOPHYTON

La alimentación de este coral es mayormente a través de algas zooxantelas. Estas son capaces de proporcionarle al Sarcophyton los nutrientes necesarios. Pero también te puedes apoyar en complementos nutricionales, del tipo fitoplancton y zooplancton, para que la alimentación sea más completa.
Otro detalle a cuidar es la iluminación. Debes planificar que sea balanceada y que llegue por igual a todo el acuario.

Evita lámparas muy fuertes y que puedan producir radiación ultravioleta. Esta última es muy dañina para los corales llegando a producir daños irreversibles.